Archivo Fundación Alejandro de la Sota

Casa Guzmán (1972). Archivo Fundación Alejandro de la Sota

Sentimos empezar el año 2017 dando la malísima noticia de que la Casa Guzmán de Alejandro de la Sota ha sido demolida para ser sustituida por una nueva vivienda. Nuevamente, la arquitectura contemporánea sufre de la falta de cultura, de la falta de sensibilidad, la falta de protección y el fallo en cadena de la profesión, fruto de la desidia que se ampara en lo que es legal. La Casa Guzmán ha sido hasta hoy una obra de referencia de la arquitectura contemporánea española desde que Alejandro de la Sota la construyó en la década de los setenta del pasado siglo para Enrique Guzmán en la urbanización Santo Domingo. Sin embargo, nada ni nadie ha impedido que su descendiente haya podido tomar la decisión de sustituirla por otra cosa. Es el concepto de lo mío es mío y hago con ello lo que quiero. En Arquitectura, a diferencia de otras Artes esto es lo normal. Nadie se imagina que un heredero pueda destruir un cuadro o una escultura, quemar el manuscrito de un escritor. Nadie lo puede imaginar y tendría enfrente, además del peso de la ley, el escándalo de la sociedad. En la Arquitectura, sin embargo, es posible y ocurre en demasiadas ocasiones. Tiempo tendremos para entre todos tomar consciencia del valor de este proyecto en la historia reciente de la arquitectura española pero, desde su construcción, ha sido una referencia visitada, estudiada, publicada, disfrutada por generaciones de arquitectos de todo el mundo. Disfrutada, también y el primero, por Enrique Guzmán, su propietario y el que realizó el encargo a Alejandro de la Sota, un propietario orgulloso de recibir durante estos cuarenta años a cientos de estudiantes que se acercaban a contemplar su vivienda. En más de una ocasión nos contaba anécdotas de estas visitas, como la de un arquitecto suizo que le reconvino por hacer una reforma en las habitaciones interiores: “se conocía mejor el proyecto original que yo mismo” nos decía.

Una cadena de desinterés, de inconsciencia, de desidia también, ha dejado la suerte de esta obra de arquitectura en manos de los que no aman la arquitectura, sin que nadie ni nada la defendiese, que pelease por su conservación. Ha habido un arquitecto que no ha tenido empacho en participar en su destrucción para construir su propio proyecto en ese “nuevo solar”, cuya calidad no juzgamos porque las fotos lo hacen por sí mismas. Y ha habido un propietario –el heredero- que cuando esta Fundación se ofreció a la muerte de su padre, a ayudarle a encontrar un propietario para esa casa que pusiera en valor y se sintiese privilegiado por poseer esa obra, que la restaurase y la conservarse, ha preferido demolerla para hacerse su propia tontería.

Es esta la realidad en la que el arte y especialmente la arquitectura se mueve en España. Sin duda, por supuesto, hay muchos arquitectos que aman la arquitectura, que se reconocen en sus maestros, que se saben partícipes del mismo compromiso que ellos. Pero quizás como colectivo no se hace el esfuerzo suficiente para proteger lo que tiene valor, en un ejercicio consciente de la desidia bajo el amparo de las polémicas estériles y esteticistas, bajo el imperio de la moda o lo que se lleva, bajo el falso compromiso con la nada para que nada cambie. El patrimonio común de la buena arquitectura española construida en el siglo XX -a diferencia de otros países- no goza de ninguna protección y será lentamente destruido porque entre otras cosas, hay muchos arquitectos que no creen en la necesidad de su protección y no se reflejan en esa tradición como parte de lo mejor que pueden aportar a la sociedad. Las obras de arte son un bien escaso, un bien escaso e imprescindible para la sociedad y, precisamente por eso, son un bien común que implica un compromiso común para protegerlas y disfrutarlas y transmitir sus valores a las generaciones futuras a las que enseñan una forma de actuar, una forma de ser que busca y enseña que hay opciones más allá del ruido y el negocio.

La desaparición física de la Casa Guzmán es un asunto muy serio para la arquitectura española que debe hacer reflexionar y actuar a todos los implicados, las distintas administraciones públicas, los colegios profesionales, los arquitectos que toman decisiones. .Y esperar que esto no vuelva a ocurrir. Falta cultura, falta criterio, falta compromiso, falta valentía y, consecuentemente, nos falta hoy, una vez más, otra obra ejemplar de la arquitectura española. 

Link al archivo digital de Casa Guzmán:
http://archivo.alejandrodelasota.org/es/original/project/141

NOTA: La Fundación quiere agradecer a los profesores Pablo Latorre y Gonzalo García-Rosales y a sus alumnos que, en el marco de un trabajo del Área de Expresión Gráfica Arquitectónica de Departamento de Arquitectura de la Universidad de Alcalá, nos informaron de la destrucción de la Casa Guzmán. 

CASA GUZMÁN (1972)

NUEVA CONSTRUCCIÓN EN LA PARCELA

Fotografía: Laura Rivas Olmo, alumna de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares

Fotografía: Laura Rivas Olmo, alumna de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares

  • Mariano Ortega Sanchez Del Rio

    Muy triste noticia la demolición.
    Duele todavía mas cuando se ve el edificio que la sustituye.

  • José María García del Monte

    esto se merece un escrache arquitectónico, montar una manifestación delante de la casa, pintarle la valla de esa puta mierda de casa con todos los insultos que se nos ocurran…

    perdonad la agresividad pero esto es un atentado con mayúsculas; y leer que ha sido el hijo, con lo orgulloso que estaba el padre de la casa, es especialmente doloroso

    esto ha sido volver a matar al padre, en memoria

    imperdonable, este energúmeno merece que le calentemos la cabeza por su estupidez y maldad

  • JESUS GARCIA HERRERO

    -Fisac: “Los que nos sucedan nos maldecirán…”
    -de la Sota: “Es lástima…”

  • Pau Soler Serratosa

    ¡Qué bestias somos! usuarios, vecinos, promotores, ayuntamientos, medios de comunicación, colegios profesionales, escuelas de arquitectura, etc… ¿qué hacemos mal? Sería bueno publicar el nombre del arquitecto del bonito palacete, del arquitecto municipal que dio licencia, del arquitecto que lo visó, del arquitecto redactor del catálogo del PGOU, de los arquitectos profesores que aprobaron sus cursos de proyectos… quizá fui yo ¡Qué brutos somos!

  • Luis San Miguel Marqués

    Habría que fichar al simpático arquiterminator… cómplice de esta fechoría !!!

  • Carlos Bento Company

    “Requiescat in pace” la casa Guzmán.
    Ha cumplido fielmente con la finalidad para la que fue proyectada y construída, dando cumplida satisfacción a su usuario, como es bien sabido, hasta su muerte. Nos ha servido de ejemplo de buena arquitectura, desde los que aprendimos este oficio directamente de la mano de Don Alejandro, hasta estos últimos estudiantes, testigos de su lamentable demolición. La Fundación Alejandro de la Sota, felizmente conserva el testimonio de su creación y de su existencia, y su demolición paradójicamente la libera de las tan habituales e indignas desfiguraciones, como la Residencia de Manzanares el Real o la Casa de Fisac en Mazarrón. Allá en el cielo de las buenas unifamiliares se encontrará con la Casa Arvesú, la de Dr. Arce, y nadie la verá nunca privada de sus cualidades, de su bella imagen y de su dignidad. Tenemos que consolarnos, pero no debemos conformarnos. La protección de nuestra buena arquitectura del Siglo XX sigue siendo una asignatura pendiente. Pongámonos las pilas o seguiremos asistiendo cada dos por tres a funerales como el presente.

  • JorgeR

    Hola, creo que está pasando algo raro con la foto de la supuesta nueva construcción, porque me parece que no cuadra en absoluto. Como se ve en la foto de la parcela se puede comprobar que es grande, si es así porque hay dos muros de acceso tan cerca de la casa. Segundo punto, en la segunda foto se ven arboles de fondo ¿donde están en las fotos antiguas? pueden haber crecido y tal, pero no da la sensación de que sea eso ¿el punto de vista? Pues por la primera foto se puede observar que está situada en una colina y la foto no parece tomada desde la parte inferior de la colina.

  • JorgeR

    Y sobretodo sobre todo que creo que esa foto no es correcta y es porque ese edificio está a escasos 5 min de mi casa y está en la Urbanización Montepríncipe, así que creo que en algun momento les han metido un gol (o tal vez me esté pasando de listo y se error mío)

  • Sansa Acabó

    Otro atentado mas a la arquitectura….Me pregunto que clase de bestia parda puede querer demoler una joya arquitectonica para hacerse ese mamotreto…Que hubiera vendido la casa (le hubieran pagado bien) y con ese dinero que se haga el adefesio en otro solar

  • Idoia Camiruaga

    Hay que dirigir un escrito contundente al Ayuntamiento que ha consentido, dando licencia de obra, la perpetración de semejante PEORA. Ignorantes los hay en todas las instancias: urbanistas -que no catalogan-, arquitectos o técnicos municipales -que no se implican o no tienen los conocimientos necesarios-, propietarios que no saben lo que compran y que tiene el gusto forjado en dudosas series y programas de televisión.
    La arquitectura es cultura general y debería enseñarse en los colegios e institutos, además de en la carrera propia.
    Esa nueva edificación quema el mundo en muchos sentidos, quema la vista, destroza el paisaje, modifica el entorno a peor, cambia el flujo de corrientes de aire, dificulta la coexistencia de la especie homo in-sapiens con otras, desperdicia recursos… y, quizás, hasta tenga grifos imitación oro… ¡hete aquí la era Trump!

  • Jose Carlos Garcia Perez

    Buenos días

    Estimado señores de esta fundación.

    Desconozco si admitirán mi comentario por su disidencia absoluta con su manera y forma de pensar pero es que no todo el mundo tiene que seguir la religión del príncipe y por ello no debe ser llevado a la hoguera.

    Vaya por delante mi ignorancia supina en cuanto a quien es el Sr. autor del proyecto D. Alejandro de la Sota .. pero la casa, concepto, idea …. todos los adjetivos que se le quieran colocar en si misma es con todos mis respetos una casa más, parecidas, iguales o similares en la zona de la sierra de Madrid hay cientos, ignoro si del Sr. de la Sota o de otro pero los Arquitectos no deben /// debéis de olvidar que una vez entregan su obra, pierden la propiedad de la misma a favor del propietario, triste, duro, sencillo pero este es un concepto que permite la evolución urbana, y de las residencias, del pasado al futuro.

    Es evidente que al heredero .. no le gustaba nada la casa de su padre y con todo el derecho del mundo decidió hacerse su casa, que es posible en el futuro tampoco guste a sus hijos, y las críticas y los lamentos sobran en su totalidad. En eso se basa la evolución arquitectónica, sin ella, no habríamos salido de las casas de piedra y madera de la época medieval ni los nuevos arquitectos tendrían suelo donde expresar sus ideas, solo veríamos casas procedentes de épocas anteriores, que carecerían de los servicios mínimos que la era actual nos brinda.

    Lo lamento señores arquitectos, pero es lo que opino, no llevan Vds. nada pero es que nada de razón, más lejos del derecho a lamentarse porque una determinada obra de un señor muy avanzado según su criterio para una determinada época ha sido demolida, es posible que dentro de un siglo tan solo queden en pie uno o dos edificios firmados por el, y estos serán exclusivamente aquellos que la sociedad civil decida que sí, que esos son los que pueden y deben ser puestos en valor.

    Afortunadamente y gracias a que nadie calificó el edificio, su actual titular usando todos sus derechos ha podido evolucionar posiblemente, seguramente, fuera de sus gustos estéticos, y de los de la fundación, pero sí dentro de los de los suyos, el propietario, que insisto, seguro que a sus hijos dentro de unos años tampoco gustan.

    Y lo de calificar de tontería otro edificio … pues simplemente se están calificando a Vds. mismos, simplemente con que se paseen por cualquier calle de Madrid, Valladolid, Burgos …….. cualquier ciudad española, que vemos en sus calles o en los nuevos desarrollos urbanos >> auténticas borregadas estéticas firmadas por muchos arquitectos, algunos de ellos muy afamados con un mal gusto como para llenar un océano de agua

    Reciban un cordial saludo

    J Carlos García

    Dr. en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid
    Licenciado en Biología por la Universidad de Barcelona
    Master en Ingeniería Ambiental por la Universidad de Munich
    Licenciado en filología hebrea por la Universidad hebrea de Jesusalen

    • J. Luis Martín

      Buenas tardes,

      Creo que usted no ha entendido el fondo de lo que trataron de denunciar la Fundación Alejandro de La Sota, ya que usted habla de la propiedad y estaría totalmente de acuerdo con usted si la denuncia hablase de ello.
      Pero aquí no se habla de ese tema, que viniendo de alguien al cual ha estudiado a fondo la cultura y lengua hebrea es cuanto menos “curioso” como defiende la propiedad privada, aquí se habla que los arquitectos debemos entonar un mea culpa ante un episodio ya repetido en otras ocasiones, y es ni mas ni menos, que el no defender desde cada una de nuestras posiciones individuales o colectivas, las obras de arte de la arquitectura, no siendo capaces de hacernos entender frente a las administraciones para que estas lo regulen y las protejan.
      Parece ser, que al igual que el heredero de Guzman usted no tiene la capacidad formativa, estética, crítica.., para apreciar una obra de arte de arquitectura con “una casa más, parecidas, iguales o similares en la zona de la sierra de Madrid hay cientos”.
      Le pongo un ejemplo “sencillo”, imagínese que un cuadro de Picasso (Ej: Las Meninas) lo tiene en propiedad el heredero de Guzmán o usted mismo, que han demostrado tener poca capacidad estética y formación con el arte, y le encargas a un amiguete pintor que sobre el lienzo pinte otra cosa, eso para la opinión pública y para la administración competente sería imposible de realizar, por un lado porque entienden que una obra de arte debe permanecer intacta para ser observada, estudiada y admirada y por otra porque la ley la protege. Eso estimado, es lo que denuncia la Fundación, y eso es lo que los arquitectos debemos luchar por defender.
      Creo que se entiende que no todo lo construido es arquitectura (que es lo que creo que usted entiende).

      Reciba un cordial saludo,

      J. Luis Martín

      Arquitecto por Universidad IE
      Arquitecto Técnico por Universidad Castilla La Mancha
      Ingeniero en Edificación por Universidad Castilla La Mancha
      Constructor Civil por la Universidad de Chile

      • Jose Carlos Garcia Perez

        Es evidente que y he sido enviado a la hoguera por no participar de la religión del principe
        En fin mientras Vds los arquitectos sean incapaces de que una casa es construcción y que el tiempo será el que diga si es arte o no …..
        Desde luego digo y mantengo salvo que alguien me demuestre lo contrario
        Es una casa más y desde luego que defiendo la propiedad privada evidentemente Por muy judio que pueda ser cada uno expresamos nuestros pensamientos y desde luego que los míos no concuerdan con la filosofía del kibutz

        • Claudia Alonso

          El tiempo ya ha calificado la obra de Alejandro de la Sota, igual que se calificó la arquitectura de Le Corbusier. Bajo las mismas premisas que usted defiende se han demolido muchos de los edificios de la Escuela de Chicago en USA, porque para algunos es una simple propiedad sin sentido. Deberíamos demoler también la catedral de Santiago de Compostela entonces, porque ser calificado de obra de arte es un pensamiento subjetivo de un par de arquitectos.

          Una simple estudiante, porque no son los títulos los que definen la cultura de una persona.

    • archi

      sr. Garcia,
      permítame explicarle que la casa Guzman era una pequeña joya de la arquitectura del siglo XX que en un pais normal estaria catalogada y protegida como patrimonio cultural.
      permítamen la comparación;; si fuera una pintura seria el equivalente a un saura o un tàpies de pequeño formato, y si fuera música, una valiosa pieza de cámara de monpou…
      nadie le pide que le guste o aprecie el edificio, pero si le exijo el respeto que merece la obra de un maestro y referente de la arquitectura y la ética de este pais.
      la desaparición física de la obra nos habla de inensibilidad y prepotencia, además de constituir un vergonzante atentado cultural.
      aunque nos queden planos e imágenes, hoy el mundo es un poco peor.
      y, en efecto, gana trump.
      pero no lo hará indefinidamente…
      ramon

  • Tim De Medeiros

    Hay diferentes tipos de gustos. Pero sin duda, todos se dividen en dos grupos, el buen gusto y el mal gusto.

  • JorgeR

    He errado!!! La casa que hay cerca de la mía es muy muy parecida (no tiene el piso superior pero por lo demás es igual) ¡admito mi error! ¡que la vergüenza caiga sobre mí!

  • Lopez

    que fea cosa construida en su lugar!

  • Francisco

    Es una vergüenza!! Una traicion y una incultura de tal calibre que clama al cielo. Pero lo peor de todo ejecutada por una persona que ha mamado está joya desde pequeño viendo como su padre estaba orgulloso de su casa y la enseñaba con todo el amor de su corazón a estudiantes y arquitectos de todo el mundo. Cría cuervos…

  • Ricardo Varela

    Esta pérdida cultural es otro lamentable, brutal y negro capítulo de nuestra profesión de arquitectos. La destrucción de esta magnífica vivienda un recordatorio para estar alerta contra los avances de la
    incultura

  • Jose Luis

    La nueva construcción tiene toda la pinta de un futuro hotelito con encanto. Y lo tendrá, con poltergeist incluídos

  • Mig Migmig

    La verdad es que en este pais que la gente admira a la chusmilla de los medios por las barbaridades que hacen, que nos vamos a a esperar. Donde esta la responsabilidad del COAM?????

  • MIguel

    Pais de horteras, bárbaros y nuevos (o viejos) ricos.