Acuarela Alejandro de la Sota

Desde la Fundación Alejandro de la Sota nos gustaría desearos a todos los amigos, colaboradores, instituciones y patrocinadores unas felices vacaciones de verano. Esperamos que estos días sirvan para cargar las pilas y coger mucha fuerza para la próxima temporada, es de vital importancia saber desconectar de vez en cuando y seguir cuidando de los nuestros durante estas fechas.

La imagen que hemos seleccionado para ilustrar la nota es una acuarela de Alejandro de la Sota, pintada el mes de septiembre del año 1949. Quizás no se aprecie en la imagen, pero el blanco de la espuma del mar es el mismo blanco del papel, una manera más de entender que el vacío forma parte de cualquier composición. Los grandes maestros lo han demostrado en numerosas disciplinas: desde la pintura hasta la escultura, pasando por el diseño de espacios en arquitectura. El vacío no es el negativo de lo matérico, necesita ser entendido como un elemento más del conjunto.

La arquitectura debe buscar pasar en silencio, casi sin hacer ruido, escondiendo en muchas ocasiones una extraordinaria complejidad.

Felices vacaciones de verano a todos.