La central lechera CLESA (1959-63), obra del arquitecto Alejandro de la Sota, fue una de las primeras obras realizadas en España con estructura de hormigón pretensado. Hoy esta obra está considerada un exponente de la arquitectura industrial moderna industrial española y como tal está incluida en el Registro La Arquitectura de la Industria, 1925-1965, así como en el Inventario  de la arquitectura Española del siglo XX de Docomomo Ibérico (Documentación y Conservación del Movimiento Moderno).

Hace siete años CLESA era una obra que estaba precatalogada y, desde el Ayuntamiento de Madrid, nos confirmaron que estaba en trámite de otorgarle la máxima protección y por tanto ya no se podía emitir licencia alguna de demolición. La noticia CLESA se salva se publicó en el diario El País.

Pero en estos momentos la empresa Detecta tiene encargo de Metrovacesa, empresa propietaria, de demolerla y, parece ser, que puede hacerlo legalmente.

En la revisión del Plan General del Ayuntamiento de Madrid, el catálogo de Bienes de Interés Cultural no incluye prácticamente ninguna obra de la arquitectura moderna española, uno de los períodos más brillantes de nuestra arquitectura.

Para intentar conseguir más información sobre el motivo por el que no está catalogada ni protegida la obra de CLESA, ni prácticamente todos los edificios de la arquitectura moderna, ayer hablé con el Director General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, Jaime Ignacio Muñoz. Me ha comunicado que las obras del siglo XX dependen de la Dirección General de Vivienda y Rehabilitación. Les he llamado y estoy a la espera de la respuesta de la Directora General.

Queremos agradecer  todo el apoyo que estamos recibiendo de instituciones, asociaciones, organismos, arquitectos… Entre ellos: Docomomo Ibérico, COAM, CSCAE, Asociación Ciudadanía y Patrimonio, Asociación ASA, Escuela de Arquitectura de Toledo, arquitectos, vecinos del barrio de CLESA, blogs de arquitectura, etc…